Noticias a la carta CRVRADIO

-

sábado, 10 de noviembre de 2007

España sale vapuleada de la Cumbre Iberoamericana



Estas cumbres "iberoamericanas", sin Videla, Pinochet o Stroessner, ya no son lo que eran. Ahora los países soberanos se atreven a defenderse de los ataques de Aznar -convertido en agente a sueldo de poderosos lobbys imperialistas-y criticar los desastres sociales que las multinacionales españolas han causado en sus países. Y entonces el rey español pierde las formas.

El rey español y su presidente de gobierno tuvieron que soportar durante toda la Cumbre las críticas aceradas de Kichner, Evo Morales, Carlos Lage, Daniel Ortega, Rafael Correa y otros mandatarios, a la voraz actuación de las multinacionales españolas (Telefónica, Santander, Unión Fenosa, Repsol, etc.) que han provocado auténticos desatres sociales con sus políticas de saqueo.

Este sábado también Chávez mantuvo un fuerte contrapunto con el jefe de gobierno español, Rodríguez Zapatero, a quien le reclamó "una revolución socialista pacífica".

También criticó a su antecesor José María Aznar, al calificarlo de "fascista" por sus continuos ataques al gobierno legítimo de Venezuela y su incitación al golpismo. Chávez reveló detalles de una conversación mantenida con Aznar durante la visita oficial a Caracas que el entonces presidente del Gobierno hizo en julio de 1999 para "invitarle" a incorporarse al "club del primer mundo". Zapatero volvió pedir la palabra para exigir "respeto" hacia Aznar porque era español y había sido "elegido por los españoles".

El presidente Hugo Chávez le dijo entonces a Zapatero que Azanar andaba irrespetandoando a Venezuela por todo el mundo y que él tenía el derecho a opinar en defensa de su país. "¡¡¡Pero por qué no te callas!!!" explotó entonces a gritos y gesticulando el monarca español -designado por el dictador fascista Francisco Franco-, tratando de intimidar al presidente de la República de Venezuela -elegido por el pueblo-.

Chavez no no se arredró. "Será español, pero es un fascista", señaló a Zapatero. Tras el exabrupto del monarca español, y mientras el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, criticaba a empresas españolas, Juan Carlos Borbón abandonó el plenario de la cumbre. Ortega, en presencia del monarca y el presidente Zapatero, lanzó duras críticas a la eléctrica española Unión Fenosa, a la que, aseguró, en la actualidad no le hubieran dejado entrar en el país.

El 90% de la opinión de Nicaragua "está en contra de Unión Fenosa", afirmó. Ya era mucho para el monarca español, que posteriormente regresó a la ceremonia, pero no estuvo presente durante la interpretación del himno chileno, que cerraba los debates.

El rey español jamás había mandado a callar en público ni había gritado a ningún presidente de otro país, a pesar de los múltiples discursos y barbnaridades que soltaban en cumbres como esta los más horrendos y depravados dictadores latinoamericanos. Si la imagen de los "gachupines" ya era muy mala en Latinoamérica, la actuación del monarca europeo le ha hecho un flaco servicio a su país.
Regresar a titulares http://www.bersoa.blogspot.com/

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada
bersoahoy

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...